martes, 24 de noviembre de 2009

Por fin en Nueva Zelanda

24 Noviembre
Día 27: Auckland (Oakland)

Noah nos recogió muy prontito en casa para llevarnos al aeropuerto. También venía Daniel, el chico polaco, que se lo llevaban a las islas. Elena no estaba muy bien, porque las drogas que le habían dado eran bastante fuertes. ¡Qué esperáis de Fiyi! Es uno de esos países en los que es mejor no ponerse enfermo :DD

Bueno, facturamos, compramos unos imanes para nuestra nevera (ya sabéis que los imanes son lo que coleccionamos cuando viajamos), pasamos el control de aduana, sello de salida y esperamos el avión. Allí habíamos quedado con Laura y Ester, que, además, tenían el mismo vuelo que nosotros el día siguiente a Queenstown. ¡Demasiadas coincidencias! :P

El vuelo tranquilito, musiqueta y una peli, y Elena fatal de las medicinas fiyianas; potando y tal. Llegamos a Nueva Zelanda y nos tocaba el control de pasaporte. Demasiadas preguntas, pero sin problema. Justo al revisar el equipaje, por segunda vez, porque en Nueva Zelanda son un poco paranoicos con el tema de lo que entras al país y tal, nos volvimos a encontrar a las chicas, que las habían parado en la aduana porque habían comprado 2 manzanas en Fiyi y se habían olvidado de declararlas. La broma: 200 dólares, o sea, 100€, las manzanas más caras del mundo.

En la puerta del aeropuerto nos estaba esperando Kirin con su BMW para llevarnos a casa. Nos había comprado ya el número local para usar durante 3 semanas. Como en Australia, si alguien quiere llamar, el número es +64226438200 (con la compañía más barata: 2 degrees). Hay justas 12 horas de diferencia con España, así que lo podéis controlar fácilmente.


Elena seguía fatal, así que lo más urgente era concertar una visita con el dentista. Así lo hicimos. Nos dieron hora bastante rápido, por teléfono, y pagando, claro está. Mientras la atendían, Kirin y yo picamos un bocatilla en un Subway (aquí dicen que es comida MUY sana, ¡qué baje Dios y lo vea!), y luego se unió Elena.


Le dijeron que las drogas de Fiyi eran una bomba de relojería, y se las cambiaron por algo más ‘occidental’, pagando otra vez, por supuesto.


Como Elena se empezó a sentir mejor con las nuevas medicinas, Kirin nos hizo un pequeño tour por Auckland. Primero, nos llevó al punto más elevado de Auckland, uno de los 52 volcanes inactivos en la ciudad. Buenas vistas, pero el viento era infernal. Es muy curioso meterse en un cráter de un volcán y ver que está todo lleno de hierba.



Estábamos haciendo tiempo hasta que nuestra querida Mel terminase de trabajar. En cuanto acabó, nos llamó, y dijimos de quedar en el ‘Bastión’. Es un parque muy famoso, aunque este nombre solamente lo usan los locales, en verdad de llama Memorial de no sé quién.


Saludos efusivos, besitos, abrazos y toda la mandanga y a cenar que había hambre. Elena fue con Mel en el coche y yo con Kirin. Entre ellos se apañaban con las direcciones :DD


Kirin nos llevó a un restaurante chino (de los de verdad, no de los que hay en Europa, nada de 'aloz tles delicia' ni 'celdo agildulse' :DDD), llamado Number 1. ¡Bruuuutal! Buenísimo, con carne, marisco, fideos, verduras, etc. Y con un precio genial. Invitamos nosotros, era lo más correcto :P

Después nos acercamos al puerto a tomar una cervecita y seguir charlando. Nos retiramos a casa de Kirin a una hora prudente y preparamos las maletas. El día siguiente nos tocaba volar a Queenstown.


Control de Gastos:
- Aeropuerto: 20 Fiji$ (8 €)
- Comida: 10 NZ$ (5 €)
- Dentista: 45 NZ$ (22,5 €)
- Medicinas: 56 NZ$ (28 €)
- Móvil: 20 NZ$ (10 €)
- Cena: 77,6 NZ$ (38,80 €)

3 comentarios:

  1. Ei parella espero aque l'Elelna estigui ja recuperada dels seus queixals

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  2. Me uno a sergio de nuevo, Juli...Cabrones!

    ResponderEliminar